martes, 31 de marzo de 2015

Calientabotas (tutorial exprés)

- Nos vamos a la nieve este fin de semana.
- Huy, es miércoles. Habrá que ir a Decathlon mañana para equipar a los niños.

El mayor tuvo suerte. Para el pequeño ya no quedaban botas. ¿Por qué dejan de reponer la ropa de esquí en febrero? Sí, febrero, esto lo publico con retraso.

Total, a coser el jueves noche para forrarle las botas de agua.


Las botas fueron una compra impulsiva de rebajas. Y es que no podían ser más monas. Suerte que las compré de un par de números más.

Os explico rápidamente cómo monté los calientabotas, por si a alguien más le saca de un apuro.

Cortamos dos piezas (en espejo) a partir de la suela interior, dejando margen de costura (a ser posible, más uniforme que el mío).

Disculpad la calidad de las fotos. Las hice con el móvil y de madrugada.
Para las piezas laterales, ponemos la bota sobre la tela y trazamos el contorno dejando un margen un poco más amplio, como de 1,5-2 cm. En la parte de arriba, unos tres dedos ya en recto para el sobrante que va doblado por encima de la bota. Siento no tener fotos de esto.

Al final, tenemos dos plantillas y cuatro laterales (parecen dos laterales solo porque no separaré las dos capas).


Cosemos los laterales por parejas.


Marcamos el centro de la plantilla delante y detrás.


Casamos el centro de la plantilla con las costuras de las piezas laterales y sujetamos con alfileres por el resto del contorno de la suela para que no se mueva al coser.


Cosemos las dos, acordándonos de hacerlas en espejo.


Ya solo queda hacer un dobladillo en la parte del final y meterlas en las botas, con las costuras hacia fuera para que el pie del peque vaya cómodo (vamos, que no hay que darles la vuelta antes de meterlas en las botas).

Aconsejo poner el calientabotas en el pie del peque y luego meter la bota. Calzar las botas con calcetines puestos y unos calientapies sin sujeciones es todo un ejercicio de paciencia.


Para jugar un rato en la nieve van la mar de bien. Para lo que nos cayó el domingo, se quedan más que cortas por mucho que lleves dos pares de calcetines también. Menos mal que siempre se puede montar uno en el trineo y pedirle a papá que tire.


¡Y con esto casi casi termino con el polar que compré para hacer un disfraz de dinosaurio! Qué alivio finiquitar una tela que abulta tantísimo...

10 comentarios:

  1. Geniales!!! Pies bien abrigaditos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En condiciones normales, los pies le habrían sudado mucho. A -13 grados se quedaron cortas. ¡Qué frío, jur!

      Eliminar
  2. un tutorial de lo más interesante para las piesfríos como yo :) Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mmmm... imagino que para adulto también podrían servir. La verdad es que el método debería ser el mismo.

      Eliminar
  3. Me encanta el apaño!!! Y han quedado como si las botas ya vinieran con ellos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo bueno de ser monotemático. ¡Todo te pega! Jajaja.

      Eliminar
  4. Me encantan esos dinosaurios!!El tuto, genial. De lo más práctico. Gracias!

    ResponderEliminar
  5. Vaya super idea! Esta me la apunto para el invierno que viene.
    Muacs

    ResponderEliminar

¡Soy toda oídos!