lunes, 27 de julio de 2015

Tres pantalones cortos en «un momento»

A veces pasa que se te acumulan los apaños porque dan pereza, pero un día se te enciende la luz y te das cuenta de que son la forma más rápida de cubrir necesidades, así que te pones al lío...

Y cortas esos pantalones largos que al final apenas has usado en invierno porque son demasiado llamativos para la temporada de los colores apagados (y pijamean):


 > Bajo normal y corriente con aguja doble. Acierto total.

Luego sustituyes una cinturilla que era demasiado ancha (goma tiesa no adaptable) por una que se ajusta a la cinturita del peque:


 > Cinturilla de puño con jareta doble: goma arriba y cinta para atar de trapillo abajo, separadas con zigzag de tres puntadas. Como veis, me gusta dejar las cintas laaaaaargas de primeras. ¡¡Ahora los estamos usando muchísimo!!

Y acortas aquellos pantalones que te dieron hace dos años y que ya son de dos tallas menos de la que gasta tu hijo. Vaya susto al mirar la talla. Por suerte al hijo canijo aún le van bien de ancho:

Disculpas por la foto borrosa. Hay días que no hay manera...

 > Bajo hecho con vista de tela tipo patchwork. Tengo pendiente asegurarlo a los lados con unas puntadas para que no se desdoble.

El peque bautizó este último pantalón como los «pantalones de tirantes». Así fue como me pidió mi hijo de cuatro años unos pantalones cortos pero de verdad, en vez de tantas bermudas hasta la rodilla o más largas. Me parece un nombre fenomenal.

Al final, en tres ratitos tienes tres pantalones cortos perfectamente aprovechables más en el cajón, dos prendas menos en la pila de apaños pendientes y un pantalón «casero» menos abandonado.

¿Y vosotras cuánto tardáis en meterles mano a los apaños?

Punto acanalado negro (antiguo, tiesillo): La Pantigana Shop
Tela de algodón de robots: Creativa Barcelona

13 comentarios:

  1. buah! ni te cuento!!!
    Ayer mi marido me dejo un bañador para cambiar la goma y me dijo, lo tendras antes que termine el verano???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Mi marido ha desistido de pedirme apaños... Glups.

      Eliminar
  2. O llegar al "cuarto de los hilos" y darte cuenta que ha puesto encima de todo de la pila de arreglos, sus pantalones que ya estaban los penúltimos, ya lo pide subliminalmente .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. A mí me parece una estrategia nada sutil, jajaja.

      Eliminar
  3. Pantalones de tirantes!!!!!!!!!!!
    Nombre oficial asignado!
    Ay, los apaños... qué pereza!

    ResponderEliminar
  4. Pongo los apaños en el respaldo del sofá para que me molesten y los quite del medio rápido.... ni con esas! Todas las noches cuando me pongo a ver la serie o peli que toque, cojo los apaños y los planto en cualquier lado para que no molesten y punto.
    Resumiendo, cuando hago los apaños?.... cuando no hay más remedio tirando a nunca jamás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese mismo trasiego tengo yo pero de la silla de coser a la mesa y de la mesa a la silla de coser. :D

      Eliminar
  5. Que bién!! tras pantalones estupendos....lo de los apaños....que perezón se adueña de mi con ellos!!!

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué pereza los apaños! Si te digo que tengo unos pantalones para arreglar,y que por pereza he preferido coser otros desde cero...te lo crees?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me lo creo, me lo creo... Pero yo, la verdad, tardo mucho menos en apañar que en coser, así que casi prefiero apañar al menos de vez en cuando.

      Eliminar
  7. Hay que ver qué apañada!!! Yo no consigo hacer bajar el montón de los apaños....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mía sigue siendo muy grande, ¿eh? Y tengo re-apaños, que son los que más tocan la moral. Porque ya que apañas algo, que sirva, leche, en vez de volver otra vez a la pila en busca de una tercera oportunidad. Grrrr.

      Eliminar
  8. Justo hoy he bajado "un poco" la pila de apaños y remiendos pendientes... Qué pereza me da!
    Pero mira, en un momentito has conseguido tres pantalones molones ;-)

    ResponderEliminar

¡Soy toda oídos!